GÜEMES SEGÚN EL MANCO PAZ

No se sabe cómo fue Güemes, los retratos que conocemos se hicieron con descripciones de su apariencia, para más info ver: https://www.cultura.gob.ar/el-retrato-ideal-de-guemes-10657/

Pero para saber qué clase de tipo era, es bueno ir a las descripciones de quienes lo conocieron como el general José María “El Manco” Paz, que en sus memorias lo trata de glorioso, demagogo, patriota sincero, de lujoso para vestirse, de carecer de valor personal, de poner a los gauchos en contra de la clase alta y de ser penosamente gangoso al hablar:


“Por este tiempo (en la lucha por la independencia] apareció un caudillo que después fue célebre en la gloriosa resistencia que hizo a los españoles en la provincia de Salta. Hablo de don Martín Miguel de Güemes, simple comandante de milicias, colocado en la frontera por el General San Martín. Poseía esa elocuencia peculiar que arrastra a las masas de nuestro país. Principió por identificarse con los gauchos, adoptando su traje en la forma, pero no en la materia, porque era lujoso en su vestido. Desde entonces empleó el bien conocido arbitrio de otros caudillos de indisponer a la plebe con la clase más acomodada de la sociedad. Cuando proclamaba, solía hacer retirar a toda persona de educación y aun a sus ayudantes, porque sin duda ser avergonzaba de que presenciasen la impudencia con que excitaba a aquellas pobres gentes a la rebelión contra la otra clase de la sociedad. Este caudillo, este demagogo, este tribuno, carecía hasta cierto punto del órgano material de la voz, pues era tan gangoso, por faltarle la campanilla, que quien no estaba acostumbrado a su trato, sufría una sensación penosa al verlo esforzarse para hacerse entender. Sin embargo, este orador, tenía para los gauchos tal unción en sus palabras y una elocuencia tan persuasiva, que hubieran ido en derechura a hacerse matar para probarle su convencimiento y su adhesión.

Era además Güemes relajado en sus costumbres, poco sobrio, y hasta carecía de valor personal, pues jamás se presentaba en peligro. No obstante, era adorado de los gauchos, que no veían a su ídolo sino al representante de la ínfima clase, al protector y padre de los pobres, como lo llamaban, y también, porque es preciso decirlo, el patriota sincero y decidido por la independencia: porque Güemes lo era en alto grado. El despreció las seductoras ofertas de los generales realistas, hizo una guerra porfiada, y al fin tuvo la gloria de morir por la causa de su elección, que era la de la América entera”.

ATAQD

Si te gustó la nota invitame un cafecito haciendo click acá: https://cafecito.app/ataqd