Covid o egoísmo ¿Qué nos matará primero?

Las causas de la peste negra del siglo XIV se conocieron en el siglo XIX. Las causas de la gripe española de principio del siglo XX se conocieron hace poco. Las causas del Covid se conocieron en días y las vacunas se hicieron en meses.
 
Es lo que llamamos progreso, pero…
 
Menos de 10 países concentran el 80% de las vacunas y sus laboratorios se niegan a liberar las recetas para que los demás países puedan producirlas. 50 países a duras penas, como el nuestro, logran vacunar algo (lo que pueden garronear) A los restantes 134 países solo les queda esperar que todo este horror pase.
 

«Hay un cuadro de Klee que se llama Angelus Novus. En ese cuadro se representa a un ángel que parece a punto de alejarse de algo a lo que mira fijamente. Los ojos se le ven desorbitados, tiene la boca abierta y además las alas desplegadas. El ángel de la historia debe tener este aspecto. Su cara mira hacia el pasado. Donde ante nosotros aparece una cadena de datos, él ve una catástrofe única, que amontona incansablemente ruina tras ruina y se las va arrojando a los pies. El ángel quisiera detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo destrozado. Pero desde el Paraíso desciende una tempestad que arremolina y enreda sus alas, y es tan fuerte que el ángel no puede cerrarlas. Esta tempestad lo empuja incontenible hacia el futuro, al cual vuelve la espalda mientras el montón de ruinas ante él va creciendo hasta el cielo. Lo que llamamos progreso es justamente esta tempestad» Walter Benjamin, Tesis IX sobre la filosofía de la historia.

Sergio Carciofi, abril 2021