CRISTINA SERÁ CANDIDATA, por Nelson Pascutto

Cristina será candidata. Primero, porque no dejó de serlo nunca; segundo, porque muchos integrantes de su entorno íntimo y los intendentes del conurbano necesitan que lo sea para mantener sus lugares; y tercero, el más importante electoralmente, porque es más fácil acercarle a ella la diferencia de votos que le falta para ganar que trasladar su 30% cautivo a cualquiera que pase por la esquina del peronismo.

Estas tres razones sobran para que los fogoneros del recalcitrante ultracristinismo digan cosas como las que fija en su tuit el profeta de lo menos probable Artemio López: Comparar a CFK con otro referente “pan peronista” y someterla a la prueba de las PASO, supone asumir que se trata de liderazgos equivalentes, cuya centralidad debe decidirse en internas. Y no se queda ahí  el tipo, da un paso más allá de su planilla excel para volver a repetir las tres razones de Cristina candidata: Error conceptual, político y también electoral que operaría como intento erosivo de su figura.

Ya sé, algunos me dirán que al profeta Artemio salió a marcarle la cancha a la foto de la comisión de Acción Política del pan-peronismo en el PJ. Pero ello es burdamente innecesario porque, como decía Perón, cuando no se quiere que algo salga, lo mejor es formar una comisión.

La unidad del peronismo o el acercamiento lento y sostenido de dirigentes peronistas enfrentadísimos entre sí, tiene una sola razón: el desastroso y espantoso gobierno que está haciendo Mauricio Macri. Gobierno que no solamente arroja a los pobres a la indigencia más cruel y empobrece a la clase media, sino que también corroe, desarma y pone en riesgo todo sustento político del gran arco opositor que representa hoy el peronismo: los sindicatos, la representación histórica de los grandes conglomerados poblacionales del conurbano bonaerense y el sostenimiento económico de las provincias del interior.

En definitiva, en las esquinas de  las sinuosas calles políticas de estos tiempos, hay carteles que marcan el sentido que debe tomar el carro de melones del peronismo, el cual inexorablemente llevará al entramado de conveniencias e intereses a que a cada uno tenga lo suyo y a darle a la César lo que es de la César.

Nelson Pascutto