LA GENTE VOTARÁ ASÍ, por Nelson Pascutto

Salvo los encuestadores, que son profetas que viven del futuro menos probable, nadie puede arrogarse el conocimiento anticipado del voto de la gente. Pero sí es posible arriesgar la caracterización de una conducta recurrente del electorado, al menos desde 1983, año de recuperación de nuestra democracia.

La gente… -como el pueblo nunca se equivoca, prefiero utilizar la palabra gente que sí siempre se equivoca- …la gente vota influenciada por dos impulsos simultáneos: por el rechazo de lo que está vigente y martiriza todos los días y en contra de toda propuesta anterior que, por supuesto ya votó en contra en su debido momento. En resumidas cuentas: vota en contra y nunca para atrás. No importa si le asiste razón o no. El que está se tiene que ir y el que se fue, que no vuelva más.

O sea, el voto de la gente es siempre negativo. No quiere a nadie y siempre quiso que se vayan todos. Pero como la gente tiene que votar porque es obligatorio y porque es la manera de joder a los que están y a los que se fueron, entonces vota a otro, a cualquiera. Lo elige por descarte, al primero que pasa por la esquina lo elige y lo pone a gobernar hasta que le termina votando en contra para continuar eligiendo al próximo paparulo entusiasta.

La Historia, que nos da siempre el punto de vista del contexto pero nos retacea hábilmente las razones, su concepto e ideas, nos viene demostrando que la gente vota así. Veamos:

En 1983 la gente voto en contra de la dictadura militar y no voto al pasado que representaba el peronismo, ¿quién era el que pasó por la esquina? Alfonsín.

En 1989 la gente votó en contra del hambre radical y no pidió que vuelvan los militares, ¿quién estaba pidiendo pistas? Menem.

En 1999 la gente votó en contra de Menem y no quiso volver a poner a gobernar a la UCR. ¿Quiénes eran los paparulos entusiastas que se ofrecían como garrapiñadas en el parque? Sí, acertó! La Aliaaaaanza…

En 2001 la vocación negadora de la gente hizo que los piqueteros y la F.P.C.M.A.[1] sintetizarán al grito de “piquete y cacerola la lucha es una sola” el célebre que vayan todos. Y ya nadie quiso aparecer a tomar su oportunidad histórica, y fue así que pasaron pelafustanes de nota, tales como Rodríguez Saa, Puerta, Camaño y Duhalde quienes, como no había nadie ni nadie atendía el timbre, entraron a la Casa Rosada a ver qué onda.

En 2003 la gente voto en contra de la Alianza, representada en ese acto electoral por los ex aliancistas Carrió y López Murphy, y no quiso para nada que vuelva Carlos Saúl. Y, ¿quién apareció sacando pecho y aleteando cuál pingüino emperador? Néstor Carlos Kirchner.

En 2015 la gente linda de la Argentina votó en contra de Los K  y para nada quiso pegar la vuelta hacía el duhaldismo representado por Sergito Mashita… Y acá estamos, soportando a este jodido inepto representante de la oligarquía y la patria contratista argentina de Mauricio.

Nada indica, por ahora, que la gente cambie su  ya tradicional forma de decidir el futuro de todes. Está claro que votará en contra de Macri y no querrá volver a Cristina. Lo que no se sabemos aún, y todo profeta de la estadística daría hasta sus planillas Excel por saberlo, es quién será el papanata que pase por la esquina…

Quién será…

Quién será…

 

Nelson Pascutto

[1] Famosa Gloriosa Puta Clase Media Argentina