Las sorpresas del “día feo”

Todos aquellos que tienen la experiencia de veranear con niños pequeños o adolescentes han pasado alguna vez por el dilema de qué hacer “los días feos”.  A veces esos días feos se pueden transformar en una experiencia por demás reveladora, interesante y divertida, sobre todo cuando se recorre la villa de Merlo, provincia de San Luis. Y cuando llega a nuestras manos un folleto con una propuesta intrigante y original: Yucat, un parque temático acerca de la vida del pueblo comechingón.

Llegamos al predio ubicado a escasos metros de la ruta 1, camino a las sierras, y nos recibieron Alberto Segade y su esposa, Andrea, un matrimonio de Lanús (provincia de Bs. As.) que se instaló en Merlo hace 9 años con sus hijas, buscando una vida más tranquila y en contacto con la naturaleza. Ellos construyeron este parque tras siete años de investigación. “Nos basamos en los trabajos del arqueólogo Antonio Serrano y en crónicas españolas escritas en la época. También contamos con el asesoramiento de Ana Maria Llamazares y Carlos Martinez Sarasola, arqueólogos y antropólogos de renombre mundial. Fue un arduo camino en busca de la verdad histórica, porque esa siempre fue nuestra convicción: contar la historia desde documentos y pruebas arqueológicas reales, con mucho respeto por las culturas originarias. Y trasmitir la historia desde la experiencia directa y desde el juego para poder llegar a todas las edades.”.

Así nos fuimos internando en una maravillosa e inesperada reconstrucción de la vida de este pueblo, habitantes originarios de la zona hacia el siglo XVI, cuya cultura se fue perdiendo luego de la violencia de la conquista.

“siempre fue nuestra convicción trasmitir la historia desde la experiencia directa y desde el juego para poder llegar a todas las edades” Alberto Segade

Lo primero que nos llamó la atención fue la esmerada parquización, que respeta en un 100% la flora autóctona del lugar. “El diseño del parque y su ambientación es obra nuestra, nosotros fuimos marcando e ideando el sendero a partir del terreno exi stente, inspirándonos en imaginar cómo hubiera lucido en la época”, nos explicó Alberto.  “Respetamos la flora y fauna autóctona, no hemos plantado ningún árbol en el lugar. Las especies autóctonas existentes son: tala, molle, espinillo, peje, chañar, tinti-taco, piquillín, etc.  La idea es mostrar el lugar como era en la época de los comechingones, con las sierras de fondo que le da un marco muy energético”.

Luego pasamos al interior las “casas-pozo”, que eran las viviendas de los comechingones. Un pozo de aproximadamente cuatro metros de lado, con un techo de palo y follaje, bien nutrido de ramas de jarilla, que ahuyentan los insectos y en particular los mosquitos. Allí dormían unas 4 familias, cocinaban y almacenaban alimentos. La ventilación de la vivienda y la orientación permitía mantenerla seca y bien aireada. Reproducir estas casas fue todo un desafío para Segade: “La bibliografía existente las detalla muy bien, pero otra cosa es replicar una. Por suerte, dimos en todo momento con gente que estaba muy dispuesta a entender lo que queríamos y se logró”.

Moler granos con un mortero de piedra fue una tarea casi imposible para nosotros. Así de trabajoso debía ser el día de la mujer originaria, obteniendo la harina para elaborar sus alimentos. Los cultivos, los animales de cría, el ambiente de la sierra, todo pudo ser recorrido con nuestros 5 sentidos. Incluso emulamos a los hombres comechingones durante sus cacerías, practicando  el tiro con arco y flecha. Claro que no olvidamos vestirnos con los ponchos y chalecos que eran parte de su atuendo característico.

Las escenas de la vida cotidiana que se reproducen en el parque cuentan con las esculturas de Viviana Palestini, una artista de Merlo, quien logró captar la esencia de este pueblo en cada rostro y expresión. Asimismo, se replicó cada elemento, vasija, vestimenta, etc., tratando de respetar rigurosamente las formas, tamaños y colores de las piezas.

Nos fuimos con la agradable sensación de haber aprendido algo de la mejor forma en que se puede aprender, de la manera más “pregnante”: a través de la experiencia directa, en el contexto original, motivados por nuestra propia curiosidad y contagiados por el notable entusiasmo de los Segade. Simplemente inolvidable.

YUCAT PARQUE TEMATICO
Los Aborigenes 550
(5881) Merlo – San Luis
Teléfono: (02656) 477611
E-mail:  yucatparquetematico@gmail.com